El magnicidio del ex presidente Eduardo Frei Montalva se volvió un tema de la agenda política, con la reciente nominación de Sebastián Piñera del subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo.

Castillo era un estudiante de medicina cuando el ex mandatario murió envenenado. Pero en los 2000, dirigía el Hospital Clínico de la UC, recinto que mantuvo durante décadas en su poder la autopsia de Frei Montalva.

Piñera ya confirmó a Castillo en su puesto, pese al bloqueo anunciado por la oposición en el Congreso. En medio del debate, la nieta de Frei Montalva e hija de la ex senadora Carmen Frei, María Paz Ortega Frei, publicó una carta en sus redes sociales donde explica el rechazo de la familia a la figura del subsecretario.

Ortega Frei relata que en octubre del 2000, Carmen Frei remeció el Senado con un discurso que dejaba abierta la posibilidad de que su padre haya sido asesinado. Entonces, el doctor Sergio González, hoy acusado como uno de los encubridores del crimen habló con Luis Castillo.

“Me instruyó que esa información era confidencial y debía entregarse solo a los familiares si la solicitaban formalmente o judicialmente”, dice la declaración que dio el médico a la policía, citado por María Paz Ortega