“Gracias por mi libertad”: Las anónimas hazañas de Andrés Aylwin

Chile Las imágenes prohibidas – Estado de sitio 1984-1986 (Capitulo 2)
augusti 22, 2018
Aborto Libre: UDI presentó reforma constitucional para volver a 1931 y consagrar la vida “desde la concepción”
augusti 22, 2018

“Gracias por mi libertad”: Las anónimas hazañas de Andrés Aylwin

“Gracias por mi libertad”: Las anónimas hazañas de Andrés Aylwin

Lorena Pizarro era una niña cuando vio a Andrés Aylwin por primera vez, alegando en tribunales por la desaparición de su padre. A Carmen Hertz la acompañó en los días posteriores al asesinato de su esposo Carlos Berger, exigiendo recuperar su cuerpo. No fueron las únicas: muchas historias anónimas dan cuenta del osado rol que jugó el abogado, movido por un compromiso férreo con la defensa de los derechos humanos.

Por / 21.08.2018

Lorena Pizarro conoció a Andrés Aylwin cuando era una niña. Por esos días, acompañaba a su mamá a tribunales para exigir información sobre el paradero de su padre desaparecido, el militante comunista y ex dirigente nacional de la Federación Textil, Waldo Pizarro. En medio de la búsqueda y la terrible espera, el abogado fue el primero en alegar la causa ante la justicia y le dejó un recuerdo claro.

“Me acuerdo, siendo niña, haber ido a tribunales y aparece este caballero que se parecía al Quijote. Entramos con mi mamá y varios familiares del grupo con el que desapareció mi papá y él alegó y otro abogado por sus libertades. Tengo el recuerdo de él hablando de Waldo Pizarro y los demás y los ministros con chales en las piernas dormitando. Siempre recuerdo ese momento”, cuenta la presidenta de la Agrupación de Familiares Detenidos Desaparecidos.

Para la dirigenta, el fallecido abogado de 93 años siempre estuvo al lado de los familiares y la agrupación. “Nunca con una conducta que contraviniera sus creencias, sus convicciones, a pesar de un origen tan distinto. Él era DC hasta el día de su muerte, firmó la carta de los 13 que se opusieron al Golpe pero no solo se quedó en firmarla, él activamente se puso al servicio de la defensa de los derechos humanos y en la transición siguió jugando ese rol pese a lo inconveniente que hubiese sido incluso por un un tema familiar”, añadió.

Como tantas y tantos tras la noticia de su muerte, Pizarro recuerda con emoción la coherencia y convicción que primaban en la actitud de Andrés Aylwin. “Ese poema de Bertol Bretch que dice que quienes luchan toda la vida son los imprescindibles, yo creo que él era uno de esos, sin duda”, recalca.

Fuente: http://www.eldesconcierto.cl/2018/08/21/gracias-por-mi-libertad-las-anonimas-hazanas-de-andres-aylwin/