Un promedio de 1,94 sanciones por cada 10.000 clientes es la tasa de multas que ha tenido la empresa sanitaria Essal, en un período de cinco años hasta la fecha. Este dato la convierte en la compañía de servicios sanitarios más multada de Chile, cosa que al parecer no mejorará a futuro.

Así lo informa El Mercurio, que investigó a la organización que está en el ojo de las críticas debido al derrame de petróleo que ocurrió en el sistema de agua potable de Osorno, y que obligó a cortar el servicio a miles de familias afectadas.

Además de liderar este ranking, la sanitaria esta en el lugar número tres de los montos cobrados por sanciones, con 110,9 Unidades Tributarias Anuales (UTA) por cada 10.000 clientes para el mismo período de tiempo. Esto equivale a más de 64 millones de pesos en compensaciones por este rango de habitantes, monto que seguramente subirá luego de la crisis del agua potable en la ciudad sureña.

Jorge Rivas, superintendente subrogante de servicios sanitarios, conversó con el medio sobre la posibilidad de que, a raíz de todas las acusaciones que han salido a la luz pública en el último tiempo, la sanitaria pierda la concesión. “Lo que tenemos que tener presente es que esta es la sanción más grave que contempla la legislación y su aplicación es por lo tanto excepcional. Veremos cuál es el resultado de la investigación y el análisis jurídico que corresponda en este caso”, explica Rivas.