Escándalo: Ministro Larraín creó falsas Pymes para robarle 20 millones de dólares al Estado destinados a innovación que utilizó para hacer negocios personales

Sigue el robo de los militares: Generales de la FACH apitutan a sus hijos con sueldos millonarios en la institución
september 25, 2018
Don Francisco por denuncia de abuso infantil en su programa: “Le están dando más cobertura de la que corresponde”
september 26, 2018

Escándalo: Ministro Larraín creó falsas Pymes para robarle 20 millones de dólares al Estado destinados a innovación que utilizó para hacer negocios personales

Escándalo: Ministro Larraín creó falsas Pymes para robarle 20 millones de dólares al Estado destinados a innovación que utilizó para hacer negocios personales

 

 

Una investigación del sitio periodístico Interferencia, denunció que el actual Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, creó pymes de papel para obtener 20 millones de dólares del Estado destinado a innovación, los cuales utilizó para hacer negocios personales comprando colegios. Larraín recordemos, es el mismo que hace un mes dijo que “si le bajaban el IVA a los libros la gente iba a querer bajarle el precio a los medicamentos”… Parte del artículo señala:

 

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, ha defendido la nueva reforma tributaria presentada al Congreso, asegurando que los mayores beneficiados serán las pequeñas y medianas empresas (Pymes). Tanto cariño por las Pymes no es casualidad. En 2005, el economista educado en la Universidad de Harvard y académico de la Universidad Católica, inició un ambicioso emprendimiento educativo. Junto a un grupo de importantes empresarios Larraín adquirió casi una decena de colegios, privados y subvencionados, para implementar formas innovadoras de impartir educación. El actual ministro convenció a su empleador de entonces de participar en el proyecto, y así la universidad puso a disposición de esta nueva red de colegios la marca “Educa UC”.

 

Creando un entramado de sociedades al estilo de las cascadas de Soquimich, Felipe Larraín postuló con una de estas entidades para obtener un financiamiento de US$ 20 millones de la agencia de fomento estatal Corfo e iniciar así la compra de los colegios. Se trataba de “capital de riesgo” destinado a emprendimientos e innovaciones. Obteniendo una tasa de interés anual de sólo 2% y un plazo de pago de 15 años, Larraín se lanzó a esta aventura de negocios. Era, por cierto, una época en la que el lucro en las escuelas subvencionadas por el Estado aún estaba permitido.

 

El emprendimiento de Larraín no cumplía cabalmente con la normativa para el fomento de Pymes. Esto porque había creado una gestora de fondos de inversión, la empresa paraguas en la que también participaban acaudalados empresarios. Pero para saltarse ese detalle técnico, el actual ministro y sus socios formaron, en los hechos, una suerte de holding que supervisaba a una serie de Pymes, siendo estas los colegios comprados gracias al dinero estatal.

 

En enero de 2003 se firmó la escritura de una sociedad llamada Prospectus Development, en la que Felipe Larraín figuraba como uno de los principales socios. Un año y medio después, esta se unió a la Pontifica Universidad Católica, dando vida a una nueva empresa llamada Inversiones Ventanas. Fue esta última la que creó la marca Educa UC que auspiciaba los colegios comprados por Larraín. En todas estas sociedades, el creador original fue el actual ministro de Hacienda. Además de Larraín, los socios de Prospectus eran connotados hombres de negocios. Uno de ellos es Alejandro Weinstein, cuya familia vendió en 2014 los laboratorios CFR –ex Recalcine- a la farmacéutica estadounidense Abbott en casi US$ 3.000 millones. Weinstein es un viejo amigo del titular de Hacienda. Ambos han sido socios en la Viña Quintay, donde Larraín era accionista minoritario hasta mayo de este año, cuando vendió su participación.

 

Weinstein mantiene hasta hoy una disputa con el Servicio de Impuestos Internos (SII) por una millonaria diferencia respecto de los impuestos que debió pagar por la venta de CFR. Quién supervisa al servicio de recaudación tributaria es, por cierto, el propio Felipe Larraín. Otro socio de Prospectus es Gonzalo Said Handl, miembro del directorio del banco BBVA. La familia Said Handl fue en 2015 parte de la investigación del Ministerio Público por platas políticas ilícitas. Otros integrantes de esta sociedad son Alexis Camhi, quien hasta 2014 fue gerente de desarrollo y nuevos negocios del laboratorio CFR, y Raul Laban Mannaseh, ex presidente del Club Social y Deportivo Colo Colo. Larraín y Laban eran los mayores accionistas de Prospectus con casi el 40% de las acciones. En el “emprendimiento” de Larraín figuraban también otros multimillonarios, como José Antonio Garcés, socio controlador del holding Consorcio Financiero.

 

Pero esta “cascada” de sociedades no terminaba aquí. Larraín y la UC tenían un socio estratégico. Se trataba del fondo de inversión privado Expertus, representado por la administradora Independencia, que fue la que obtuvo con gran celeridad los casi US$ 20 millones Corfo. El objetivo de Expertus no era dar un salto tecnológico ni ampliar las operaciones de pequeñas empresas chilenas en algún rubro innovador o estratégico de la economía local, como requerían las bases de financiamiento de Corfo. Su finalidad era, más bien, comprar colegios semiquebrados y tratar de rentabilizarlos.

 

En un articulo publicado en el diario La Tercera en octubre de 2005, Felipe Larraín hablaba con entusiasmo acerca de su emprendimiento. “Aspiramos a ser uno de los actores más importantes de este segmento, convirtiéndonos en sostenedores de los establecimientos”. Y sin ocultar el afán de lucro que motivaba este negocio, afirmó: “Esperamos lograr retornos a la inversión”. Sin embargo, la iniciativa educativa de Larraín nunca logró convertirse en algo importante. Y Corfo tampoco puso atención a que no se trababa de Pymes las que estaban pidiendo recursos millonarios del Estado.

 

INTERFERENCIA trató de obtener la opinión de la agencia estatal respecto a este tema, pero se le negó mayores antecedentes alegando “afectación de intereses a terceros”. Larraín, en tanto, se retiró de Expertus en marzo de 2010, poco antes de asumir el ministerio de Hacienda en el primer gobierno de Sebastián Piñera. Pero en mayo de 2016 retornó a la sociedad, para volver a retirarse en enero de este año, cuando se conoció su nombramiento al mismo cargo ministerial en el nuevo gobierno de Piñera.

 

Si no les quedó claro se lo resumimos: Larraín y sus socios, siendo todos millonarios, crearon falsas pymes para robarle dinero al Estado destinado a innovación, que al final utilizaron para hacer negocios personales. En cualquier país serio Larraín ya no sería Ministro y estaría preso.

 

Así es como los ricos desfalcan al Estado todos los días. Ninguno de estos delincuentes se hizo millonario trabajando, lo hicieron explotando, robando y desfalcando al Estado. Basta recordar que hace un par de meses el mismo Larraín fue noticia por cargarle al Estado un mísero viaje personal… Y después estos mismos infelices tratan a los pobres de “flojos” y de “querer todo gratis”.

Fuente:http://www.gamba.cl/2018/09/escandalo-ministro-larrain-creo-falsas-pymes-para-robarle-20-millones-de-dolares-del-estado-destinados-a-innovacion-pero-que-utilizo-para-hacer-negocios-personales/