La periodista Mónica González, Premio Nacional de Periodismo en 2019, fundadora de Ciper y hoy conductora en el canal La Red, se refirió a la vida de la esposa de Augusto Pinochet.
La profesional fue autora de un recordado reportaje publicado en enero de 1984 en la revista Cauce sobre la lujosa casa que la pareja se construyó en Lo Curro, que a la larga no habitaron y se convirtió en un club militar.

“Al investigar esa época (la Dictadura de 1973 a 1990) con los actores, no con los opositores, uno se da cuenta de que muchos le tenían más miedo a ella que a él”.

“Fue implacable y no tuvo piedad con los opositores”, dijo Mónica González.

La destacada periodista agregó que “cuando Pinochet cedió frente a Estados Unidos por el asesinato por parte de la DINA de Orlando Letelier en Washington y tuvo que echar a Manuel Contreras, ella se fue directo a la casa de Manuel Contreras y ahí se paró en una silla para decir que eso se debía pagar con sangre”.

“Y en esa casa estaban además los cuadros más importantes de la DINA, asesinos, gente que torturó, que usó corvos contra prisioneros, que violó, que lanzó cadáveres al mar desde helicópteros al mar…”.

Mónica González explicó que Lucía Hiriart “fue una de las mujeres más activas en la política dura”.

“Y también fue muy implacable contra quienes tenían infidelidades y trabajaban para la Dictadura”.

“Por eso hubo gente que salió (del Gobierno), pues ella tenía mucho susto de que Augusto Pinochet la abandonara”.

“Es que él años antes tuvo una aventura en Ecuador con una pianista de la que se enamoró perdidamente”.

La profesional recordó que “uno de los generales más inteligentes de Augusto Pinochet, Sergio Covarrubias, quien se opuso a la política de represión de Manuel Contreras , fue enviado a Punta Arenas por petición de Lucia Hiriart“.

“Ella tuvo influencia y fue muy activa en las cuentas bancarias Riggs, y nunca se encontraron las que estaban a su nombre”.

“Son millones de dólares robados por la familia Pinochet que no han sido hallados”.

El rol de Cema Chile

“Esas cuentas fueron descubiertas por el Congreso de Estados Unidos, y la mayor investigación en Chile la hace el juez Sergio Muñoz y la siguió Carlos Cerda”.

“Hay muchas cuentas relacionadas con Lucía Hiriart, que fue muy activa en la obtención de ese dinero”, según cuenta en ADN.

Respecto de CEMA Chile, institución que Lucía Hiriart encabezó, Mónica González precisó que “no solo fue una máquina inmobiliaria y de platas negras de la familia Pinochet.

“También fue un centro de espionaje a los opositores en los barrios, algo atroz y que no puede repetirse como ambiente de delación”.

“Aún no calibramos el peso de haber vivido en Dictadura, pues hubo varios Chile: uno que dormía y otro que estaba aterrorizado. Por eso hay que impedir la repetición de aquello”.

Fuente:cambio21.cl/pais/premio-nacional-de-periodismo-mnica-gonzlez-por-la-muerte-de-luca-hiriart-de-pinochet-esa-mujer-fue-muy-mala-