Kategorier
Noticias

El germen de rebelión al interior del PS que busca dejar atrás a la DC

Por: Rubén Escobar Salinas

Mensajes públicos exigiendo la salida de Álvaro Elizalde y manifestando apoyo a Gabriel Boric, renuncias de directivas regionales acusando autoritarismo desde Santiago, lienzos fustigando a los timoneles y acusando que “no se humilla el partido de Allende”, y un congreso autoconvocado de disidentes que contó con la participación de dos expresidentes del PS. El PS vive una serie de hechos con un objetivo en común: separarse de la Democracia Cristiana y devolver al partido a su “domicilio histórico”, la izquierda. Ahora, parte de esta disidencia asegura que se están articulando y buscarán disputar la mesa directiva. “Se está moviendo la cosa”, advierten.

El pasado 9 de septiembre comenzó a circular un texto firmado por un grupo identificado como “Recuperación Socialista”. “Hacemos un llamado a promover en todos los espacios territoriales y políticos, la libertad de acción en las elecciones presidenciales de noviembre. Dicha libertad de acción, parte por reconocer que los y las militantes manifestaron su voluntad de apoyar el proyecto de izquierda que actualmente encabeza el compañero Gabriel Boric”, declara el escrito.

La situación causó extrañeza. Nadie salió públicamente a respaldar el mensaje. Pero se sumaba a una serie de acciones que ocurrieron en las últimas semanas. El 2 de septiembre un letrero apareció en la sede del Partido Socialista en Chillán. “Renuncia Elizalde y Santander. No se humilla el partido de Allende”, se leía en el cartel. El mismo mensaje apareció en la fachada de la sede en Valparaíso cinco días después. Por otro lado, en el norte del país, en Tarapacá, más de la mitad del Comité Regional presentó su renuncia al cargo gatillados por la “imposición” de una candidata a diputada y por haber relegado un cupo a Core al PPD.

Una de las polémicas que más revuelo generó ocurrió esta misma semana, a raíz de otro comunicado, esta vez firmado por una “Disidencia PS”. “La oposición a la dirección del Partido decidió apoyar la opción presidencial de Gabriel Boric en consecuencia con la mirada de izquierda planteada como proyecto político para el PS”, decía el mensaje que se hizo público a través de medios de comunicación el jueves pasado. Los medios que hicieron eco del texto apuntaron a rostros conocidos dentro del partido: la diputada Maya Fernández, el diputado Manuel Monsalve, la exministra Soledad Barría y el exsubsecretario Mahmud Aleuy.

Los ánimos se tensionaron al interior del socialismo. Al enterarse de lo ocurrido, el diputado Fidel Espinosa acusó conductas “antidemocráticas” por parte de Fernández y exigió a Elizalde “ponerse los pantalones” para pasarla al Tribunal Supremo del partido. La diputada ya venía en el centro de la polémica luego de una entrevista publicada el fin de semana pasado, donde sostuvo que “apareció una fuerza de izquierda que está representada por nuestras banderas de lucha, hay una sintonía en el discurso, en lo que pensamos. Negar eso es absurdo. Boric ha logrado recoger e interpretar las banderas del socialismo”.

Sin embargo, Maya Fernández, Manuel Monsalve y Soledad Barría salieron, por separado, a desmentir a los medios. Los tres negaron su apoyo público a Boric y manifestaron su compromiso por la “unidad de las fuerzas de izquierda”. Ninguno manifestó su apoyo a Yasna Provoste.

A este cúmulo de hechos se suma un Congreso Autoconvocado de militantes socialistas críticos con la dirección de la colectividad, el que finalizó con una declaración. “Álvaro Elizalde y Andrés Santander, son los grandes protagonistas de la hipotecación del PS”, afirma Cecilia Toro, militante del Maule y una de quienes está impulsando la disidencia.

El PS viene resquebrajándose”

Toro ya ha tenido desencuentros con las cúpulas del partido, luego de liderar el grupo “Socialistas por Jadue”, quienes buscaron desmarcarse de la directiva para apoyar al alcalde comunista de Recoleta. Esto la llevó a que se iniciara un proceso de oficio ante el Tribunal Supremo del partido, el que terminó con el archivo de la investigación.

Por su parte, Enzo Varens, otro de quienes dirigieron la instancia y excandidato a constituyente por el Distrito 1, explica que “la idea fue concientizar a las bases a través de este Congreso Autoconvocado”. “La directiva no ha estado a la altura de las circunstancias históricas que les ha tocado. Para el estallido social su reacción fue súper tibia, nunca hicieron nada muy activo por el tema de las violaciones a los derechos humanos, tampoco ser más críticos con el actual gobierno”, critica.

Consultado al respecto, transparenta que todavía son un grupo pequeño, aunque afirma que los adherentes están en aumento. “Hemos ido creciendo con el tiempo, en principio, efectivamente éramos pocos, muchos tenían temor a que las directivas tuvieran represalias en su contra, temor a amenazas, a otro tipo de cosas. Pero a medida que se han dado los acontecimientos hemos crecido bastante, ahora estamos orgullosos por decir que tenemos representaciones a lo largo de todo el país, comunales, regionales”, asegura.

Toro lo explica de la siguiente forma: “Somos la disidencia de base, ninguno de nosotros ha tenido cargos en el Estado. Fui dirigenta nacional de la JS, comité central en varias oportunidades, pero jamás hemos tenido un involucramiento en las esferas del Estado, como sí lo han tenido muchos de estos personajes, que buscan volver al gobierno para tener una fuente laboral”.

Para ellos, una de las principales críticas hacia la conducción de Elizalde recae sobre cómo manejó la revelación de los vínculos entre autoridades socialistas y el narcotráfico en la comuna de San Ramón. “No fueron capaces de, de forma contundente y fuerte, rechazar el narcosocialismo de San Ramón, desde ahí el PS viene resquebrajándose aún más. Las bases socialistas tenemos que ir con fuerza a pedir la renuncia de Elizalde”, considera Cecilia Toro.

“Los antecedentes venían de hace mucho tiempo, estamos hablando del 2017. Ahora con la prisión preventiva de Aguilera hubo un silencio absoluto por parte de la directiva, Álvaro Elizalde no dijo nada”, afirma Varens.

“Creo que todo esto por una cuestión de cálculo electoral de la interna socialista. San Ramón aporta con 3 mil militantes, de los cuales no sabemos con exactitud cuántos son reales y cuántos no. Pero sin duda que representa una maquinaria de 3 mil votos que puede dar vuelta cualquier elección interna. De ahí viene el silencio por parte de la directiva”, argumenta.

Otro de los flancos por los que ha recibido críticas Elizalde es la fallida candidatura presidencial de Paula Narváez. A la baja convocatoria que tuvo la consulta ciudadana de la exConcertación, se suma que la votación de la carta socialista obtuvo una cantidad muy inferior a la militancia y, se vuelve peor aún, si se considera que también era la candidata del PPD.

Para Varens, hubo dos principales problemas con la candidatura de Narváez. “No fue designada por amplio acuerdo de las bases socialistas, sino que esto simplemente fue una operación de Michelle Bachelet para designarla. Sin perjuicio de ello, demostró durante la campaña tener buenos conocimientos técnicos, buen apoyo, buena conexión con la gente, pero lamentablemente fracasó también por el otro pecado original que tenía su candidatura. (…) existió una desconexión evidente entre lo que es la voluntad de las bases socialistas y la voluntad de la dirigencia. La dirigencia quería a toda costa continuar con el pacto con la DC”.

“Hay que hacer un cambio, que no pasa solamente por la orgánica, que es la renuncia de la Mesa Ejecutiva y convocar a elecciones anticipadas, pasa por una revisión de las políticas de las alianzas del partido (…) Lo que corresponde, acabada la transición es volver a la izquierda, que es el domicilio histórico del PS”, apunta Varens.

Cecilia Toro coincide. Sostiene que hay “un grupo que siempre estuvimos al margen de esta alianza (…) reivindicarnos nuestro domicilio político, que es la izquierda. Hay que empezar a buscar nuevos aliados, que no van a estar jamás ni en la DC ni en el Partido Liberal”.

Es un invento esto de una alianza preferente con la DC”

En el Congreso Autoconvocado del fin de semana pasado, expusieron dos viejos conocidos del partido: Germán Correa y Gonzalo Martner, ambos expresidentes del PS y también parte de quienes renunciaron a la colectividad. Varens explica que las intervenciones fueron para dar a conocer sus puntos de vista, pero que la votación final para ratificar el documento se realizó solo con militantes. “Les dimos la oportunidad de exponer, por ser personas representativas de lo que es la unidad y el pueblo socialista”, detalla.

“Yo les dije que no les iba a hacer ninguna recomendación ni resolución ni nada de eso, pero que evidentemente aquí había un problema porque las ideas socialistas dejaron de ser encarnadas por el PS”, afirma Gonzalo Martner a El Desconcierto, economista y actual candidato a senador por Apruebo Dignidad.

Para explicar el proceso que busca apoyar, dice que son “muchas otras fuerzas políticas están reivindicando esas ideas, pero al mismo tiempo están dispersas. Se requiere ir articulando desde distintos ángulos. Una idea de refundación del Partido Socialista”. “El rencuentro del PS con la izquierda”, sentencia.

“Hay que seguir discutiendo lo que pasó 30 años atrás, pero lo que era necesario para salir de una dictadura, evidentemente no tiene nada que ver con la situación actual. Lo que se requiere es retomar la vocación de cambio y eso se traduce en varias cosas, pero de manera muy primordial en la relación con la DC”, cree Martner.

“No se puede seguir aceptando lo que pasó en el gobierno de ‘Bachelet 2’, que quienes representaban a la DC, digamos, no progresista, se dedicaron a boicotearlo de principio a fin. En las cuestiones tributarias, laborales y especialmente en el tema constitucional y eso es lo que terminó de derrumbar la opción socialista centrada en una alianza con la DC”, agrega el presidente del PS.

El economista reivindica que “hasta el 2005, que estuve a cargo del partido, nunca hubo una lista común ni en concejales ni en parlamentarios, nunca. Yo considero que es un invento esto de una alianza preferente con la DC. Eso lo empezó a hacer después Escalona, Núñez, Andrade y Elizalde”.

Insiste en que “fueron los que iniciaron la subordinación del PS a la DC. Empezaron a romper la relación con el PPD y a romper la idea de aproximaciones sucesivas al Partido Comunista y en todos los procesos lo que hicieron fue hacer alianzas a concejales y luego a parlamentarios en alianza con la DC y no con el resto de la izquierda”.

“Un partido que está constituido ya expresamente como un partido subordinado a una fuerza política de centro, evidentemente que tenía que entrar en crisis y la crisis ha sido lenta, larga, difícil (…) Es evidente que cuando tú llevas a un partido a tal desdibujamiento ideológico, bueno, ahí tienen los resultados”, sentencia.

Desde dentro y desde fuera”

Enzo Varens considera que existen coincidencias entre quienes dejaron la militancia luego de desencantarse con la orgánica: “la única diferencia es que nosotros hemos decidido dar la lucha interna”.

Aunque cree que hay obstáculos. “Impide cualquier tipo de cambio que los propios estatutos del partido sean un poco antidemocráticos, porque no hay ningún límite a la reelección, no hay ningún mecanismo de designación de listas de manera directa, tampoco hay un mecanismo de democracia directa para designar a los parlamentarios. Al final es una maquinaria oligárquica que es reacia a cualquier tipo de cambio”, acusa.

Es por eso que para Martner, los esfuerzos de “refundación” del partido “tienen que ser desde dentro y desde fuera (…) porque desde dentro el PS hoy día, salvo que cambie sus reglas, está completamente cooptado por un grupo que tiene a bases que controla de manera clientelista, por tanto tiene asegurado el control interno”.

Junto con eso, “estamos pidiendo una depuración del padrón y los refichajes. Eso lo tiene que hacer la directiva del partido”, afirma.

Los “autoconvocados” aseguran que están en conversaciones con distintos grupos en diversas partes del país. Toro adelanta que “nosotros vamos a ir con todo en el proceso de elecciones al PS (…) estamos armando una posición fuerte para el próximo proceso eleccionario”.

Consultada sobre si abandonar el centro significaría extender lazos al Frente Amplio, la militante considera que “no me arriesgaría a decir que el domicilio está cercano al Frente Amplio, sí te puedo decir que por historia, desde el 1940, 1950, en la UP, inclusive en la resistencia, el aliado más fuerte fue el Partido Comunista”.

Para concretar las nuevas alianzas, creen tener la fuerza para presentar una lista de oposición que podría estar liderada por la misma Toro, pero asegura que tienen conversaciones con la diputada Maya Fernández, “aunque no tenemos nada aún” en concreto. “Nos encantaría que fuera líder de esta lista”, sostiene.

“Hemos asumido muchísimos costos, desde la persecución, los maltratos, las groserías, aquí estamos y no somos nosotros los que vamos a abandonar el PS”.

La diputada Maya Fernández fue contactada para que se refiriera al asunto. Desde su equipo informaron que por el momento no iba a hablar del tema y que su posición está en el comunicado público del pasado 9 de septiembre.

Rebelión en Tarapacá

Desde el norte del país, en la Región de Tarapacá, enviaron un mensaje a Santiago. El pasado 24 de agosto 10 de los directivos del Comité Regional del PS renunciaron a sus cargos, la mitad del órgano. Los representantes acusaron que el Comité y la Dirección regional constituyó una Comisión Electoral para la búsqueda de candidatos locales. Sin embargo el Comité Político “de manera unilateral cambia el orden de priorización, no respetando nuestro trabajo y acuerdo regional”.

Así, afirmaron que “se hace insostenible mantenernos en nuestros cargos, dado que, de manera inconsulta a nuestra institucionalidad y soberanía regional, se ha designado como candidata a diputada por este distrito a la compañera Danisa Astudillo, candidatura que no es avalada por nuestro regional”.

Susana Bustos, una de las directivas renunciada, explica a El Desconcierto que no fue nada personal en contra de Astudillo, sino que lo que molestó fue “la imposición de un candidato. La acción de no respeto, una decisión arbitraria inconsulta con nuestra posición”.

Cuenta que no conoce ni ha conversado con Cecilia Toro o Enzo Varens, pero que “hay varias iniciativas a lo largo de Chile, están los autoconvocados, recuperación del partido y otras más de la cual ustedes todavía no están al tanto, pero va a llegar un momento en que todas vamos a converger, porque los puntos que nos unen son más que los que nos dividen”.

Otro de quienes renunció al cargo en agosto fue Luis Caroca. Para él, la descentralización también se debe dar al interior de los partidos y es necesario acabar con lo que llamó el “método Santiago”. “Lo usan todos los partidos existentes en Chile, con sede en Santiago, por supuesto. Consiste en que grupos de personas se autoarrogan un poder o se auto denominan una tendencia, a pesar que no hay política, al cual hay que recurrir a ellos para lograr algún nombramiento de algo”, explica.

“Esa gente posteriormente se cobra el favor con el de la región, que le junte votos, que le mueva si es que hay alguna propuesta de parte de ellos”, critica y agrega que “el partido no es una isla, ninguno lo es. Tienen que permitir que este gran movimiento social que ha vivido en el país permeabilice a los partidos. Si no estos no se ponen al día van a ser desplazados sencillamente, y estos movimientos no esperan”.

Bustos asegura que “tenemos conversaciones un grupo de varios militantes que estamos en esta misma sintonía, nos estamos organizando, por lo menos estamos en una etapa de conversación a nivel de Chile”.

Mientras que Caroca adelanta que “hemos iniciado todo un proceso de conversación entre las regiones, con dirigentes regionales y comunales, y esta semana vamos a sacar una declaración, la cual la vamos a firmar con nombre y apellido”.

Advierte que entre “Recuperación”, “Disidencia”, “Autoconvocados”, los “rebeldes” del norte y otros, “hay un proceso que cada grupo o movimiento en el sentido de instalarse, darse a conocer, promoverse. Se está moviendo la cosa”, advierte.

Consultado Enzo Varenz sobre cómo cree que responderá la actual directiva a estos movimientos, responde que luego del comunicado que dieron después del Congreso Autoconvocado, “la directiva no se ha dado por notificada, pero tampoco se dio por notificada de la derrota de Paula Narváez, tampoco se ha dado por notificada de lo que pasó con San Ramón y es probable que tampoco se de por notificada de lo que está pasando con las bases”.

El Desconcierto se contactó con el Partido Socialista para conversar con Álvaro Elizalde, desde donde declinaron hacer declaraciones sobre el tema.

Fuente:eldesconcierto.cl/reportajes/2021/09/12/el-germen-de-rebelion-al-interior-del-ps-que-busca-dejar-atras-a-la-dc