Kategorier
Noticias

En el 113 cumpleaños de nuestro Presidente, Salvador Allende

por Dr. Alex Soza Orellana (LaHabana, Cuba)

26 de junio es una fecha que no se puede olvidar ni pasar, así como así, para los chilenos que asumimos alguna responsabilidad o respeto con nuestra historia reciente y es que un 26 de junio de 1908, hace unos 113 años, nació Salvador Allende, nuestro Compañero Presidente Allende. Nació con el estigma y la pasión de su abuelo: Allende “el Rojo”, dejando en su historia notables marcas que conformaron al luchador social: presidente de la Federación de Estudiantes, médico, diputado y senador de la República, Ministro de Salubridad, fundador y Secretario General del Partido Socialista de Chile, fundador y presidente del Colegio Médico de Chile, candidato presidencial en 4 ocasiones, y Presidente de la República de Chile, mandato que defendió con su vida enfrentando con un fusil en sus manos a los militares traidores el 11 de septiembre de 1973, tenía en ese heroico momento 65 años de edad.

En esta modesta nota solo pretendo resaltar la siempre presente figura de nuestro Compañero Presidente Allende y a la luz de la letra de nuestra digna Gabriela Mistral, y es que ésta universal chilena tiene unas reflexiones muy acertadas en su época, tan vigentes a la actualidad de Nuestra América, de la Indo América diría ella . En una conferencia realizada en La Habana en 1934  «la lengua de Martí” planteaba:

“nosotros no somos pueblos de vísceras resecas, arca vigilada ni de alarmas de vieja dispensera. Este sol que en vez de asistir solamente a la creación, la inunda y la agobia, nos ha criado en una pedagogía derrochadora. Estamos llenos de injusticias sociales, pero ellas derivan más de una organización torpe que de una sordidez congenital, andamos buscando un abastecimiento racional de nuestros pueblos  y cuando  lo hayamos  encontrado, los sistemas económicos  de la América serán mucho  más humanos”.

Angustia siento  yo, americana ausente, cuando  me empino desde la tierra  extraña  a mirar hacia nuestros  pueblos  y diviso a mi gente  atollada todavía  en las viscosidades acuáticas de las componendas y en las malquerencias fronterizas que tijeretean el continente de todos lados……cuando los  ausentes hacemos  estas asomadas penosas  al hecho americano , necesitamos acarrear de lejos a Bolívar, para que nos apuntale la  fe , y de menor distancia a Martí para que nos lave con su lejía las roñas de la criollidad”.

Efectivamente es necesario diría yo, hoy acarrear y desde mucho menor distancia a nuestro Compañero Presidente Allende y fundamentalmente para rescatar o más bien dicho reforzar una idea que siempre está en las conclusiones de cuanta reunión, conferencia o foro se realice en Nuestra América  y es la UNIDAD.

Hay una cosa constante en los empeños de Allende y es la unidad, en su obstinada convicción de que para avanzar, para ganar es necesario agrupar y reagrupar la izquierda y lograr la unidad del movimiento popular. Sabemos que desde 1952 , de su primera candidatura presidencial  Allende demostró ser un hacedor de unidad, unidad de los trabajadores, de los movimientos populares de mujeres, jóvenes y estudiantes en torno y junto  a las  fuerzas políticas representativas del pueblo. Así surgieron los Frentes Populares, los Frentes del Pueblo, los Frentes de Acción Popular y la Unidad Popular que finalmente consumó sus aspiraciones a la presidencia de la república y de llevar adelante un Programa Popular concebido tempranamente, reforzado en esas duras jornadas de 1952, 1958, 1964 y 1970 y los 3 años de vida de este proceso, el más democrático de la historia de nuestro Chile.

Estoy convencido de que la unidad es la única vía de lograr triunfar y alcanzar el gobierno del país. Así, con esa unidad y rompiendo los candados que encierran esas anchas alamedas que soñó nuestro Compañero Presidente, construir el nuevo Chile. Evidentemente se han ido rompiendo algunos de estos obstáculos con esta suerte de insurrección popular que tomó auge el 18 de octubre del 2019 y cuyo espíritu no ha claudicado a pesar de la criminal represión del gobierno y la crisis sanitaria ocasionada por la Pandemia del Covid-19. Se ha logrado bastante con este movimiento popular, como un proceso para una nueva constitución que ha propiciado una gran derrota de la derecha que no logró elegir los delegados necesarios para vetar iniciativas que afecten sus intereses. Pero aun así la oposición no está unida. Los distintos partidos, movimientos sociales, los independientes y los representantes de los pueblos originarios presentan distintos perfiles e intereses que no dan mucha luz a los debates y lo que debe redactarse en la nueva carta magna. Si estoy seguro que será una nueva constitución, legal y democráticamente redactada. Un verdadero hito en nuestra historia, único.

Muy feliz estará nuestro Compañero Presidente con las perspectivas y esperanzadoras victorias obtenidas en las últimas elecciones municipales y de gobernadores que han puesto en jaque a la derecha y lamentablemente a los partidos políticos de centro y centroizquierda, los exconcertacionistas, que no garantizan una oposición confiable, ni mucho menos unitaria, y con una histórica y denotada tendencia a entrar en contubernios y acuerdos con el gobierno para subsistir en el sistema neoliberal que domina el país y con el que implícitamente se identifican y ciertamente con un grado relevante de anticomunismo.

En el contexto regional matizado por procesos insurreccionales, de manifestaciones y protestas populares y victorias electorales en Colombia, Bolivia, Perú y Brasil y la decisiva lucha de pueblo bolivariano en una franca guerra contra el imperialismo norteamericano , es necesario e imprescindible tener en cuenta el legado, el pensamiento y obra, aciertos y errores,  de nuestro compañero Presidente Allende que visualizó el socialismo del siglo XXI, que afirmó que era posible la vía al socialismo por un camino electoral, por una vía pacífica. Lo que ha ocurrido y está ocurriendo hoy en América Latina valida ese intento de Allende, del gobierno de la Unidad Popular y del pueblo chileno.

Y como muchos me sumo y reafirmo, en esta importante fecha que el mejor homenaje que se puede rendir a nuestro Compañero  Presidente  Allende con motivo de un nuevo aniversario de su natalicio, es el compromiso de ser más Allendista, que significa, ni más ni menos,  en estar convencido en la posibilidad de un nuevo socialismo para construir una nueva sociedad para Chile, más digna, igualitaria, democrática y con justicia social.

Podemos afirmar, sin lugar a dudas, que Allende está en las calles, en el barrio, en la población, en cada protesta y movilización y también que pueblo chileno le está cumpliendo a Allende.

¡Con Allende mil veces venceremos!

El autor, Dr. Alex Soza Orellana, es un Chileno residente en Cuba

La Habana. 26 de junio del 2021

ALLENDE VIVE EN LA CONCIENCIA COLECTIVA DE SU PUEBLO…
HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMPAÑERO PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE