Viña del Mar en crisis: $13 mil millones en deudas y deterioro urbano tras administración de Reginato

Cristián Letelier: El ministro del Tribunal Constitucional de la UDI que le pidió plata a Penta
3 april, 2018
Violenta represión a estudiantes en las calles de Santiago
5 april, 2018

Viña del Mar en crisis: $13 mil millones en deudas y deterioro urbano tras administración de Reginato

Viña del Mar en crisis: $13 mil millones en deudas y deterioro urbano tras administración de Reginato

 

Días complejos son los que pasa la administración de la alcaldesa Virginia Reginato en Viña del Mar. Y es que tras retornar de sus vacaciones a inicios de abril, se encontró con un municipio altamente cuestionado.

Esto debido principalmente al déficit presupuestario que enfrenta la ciudad y que supera los $13.457 millones. Lo anterior provocó una solicitud de dos concejales de la ciudad para que la Contraloría General de República iniciara una investigación, entidad que ya comenzó la auditoria.

Ante esto, la alcaldesa ya tomó una de las primeras medidas para paliar la crisis: removió al administrador municipal, el abogado Pablo Staig, quien ahora se desempeñará como director de Asesoría Jurídica Municipal.

La vacante dejada por Staig será ocupada por un administrador público, el hasta ahora gerente de la Corporación Municipal, que opera los servicios de educación y salud, Claudio Boiser.

“Se requiere una reestructuración de la Municipalidad de Viña del para tener mayores ingresos, más recursos y funcionar como corresponde en sus diversos departamentos”, expresó Reginato a El Mercurio, al enfrentar a la prensa flanqueada por su nuevo equipo directivo.

Además, la jefa comunal le puso plazo a su plan para palear el déficit: “Este año vamos a revertir”, y dio a conocer una estrategia financiera con medidas para aumentar los ingresos y disminuir los gastos.

Sin embargo, no apuntó a responsables por la crisis financiera. “Yo no sé si hay responsabilidad o no. Siempre he dado la cara, siempre voy a estar disponible”, acotó.

Por ahora, se ha informado que la estrategia consistirá en una reducción de gastos y la reestructuración de algunos cargos. Además, se espera que la licitación del Festival de Viña de Mar entregue recursos frescos.

En ese sentido, Reginato aseguró que el plan se venía madurando hace un año, descartando que esta fuera la reacción a una crisis. Asimismo, sostuvo que se mantuvo al concejo municipal informado acerca de la situación financiera, refutando las críticas de la concejala Marcela Varas (PPD).

La concejala acusó que se aprobó un presupuesto desconociendo la magnitud del déficit, pues aseguró que se les había indicado primero que éste llegaba a los $2.500 millones y después a las $8 mil millones.

Deuda que en realidad supera los $13 mil millones. Para a la agrupación Viña Transparente, de la crisis presupuestaria de Viña del Mar no se salva nadie, por lo que en marzo solicitó al Tribunal Electoral la destitución de la alcaldesa y de todos los concejales -excepto Víctor Andaur (PC)- , invocando “notable abandono de deberes”.

Sumado al déficit, existe otro flanco que pone en tela la juicio la gestión de Reginato: Habitantes, autoridades intelectuales y políticas han salido a criticar el estado de las calles céntricas de la “Ciudad Jardín”.

“Los más serio son el abandono del espacio público y la falta de regulación de locales comerciales”, apuntó el arquitecto y director de Espacio Público, Iván Poduje, por medio de una carta a El Mercurio hace algunas semanas. Desórdenes, consumo excesivo de alcohol, venta de drogas y el aumento de la delincuencia son algunas de las denuncias que los habitantes del sector llevan haciendo por años y que, han asegurado, son la raíz del deterioro del balneario. Situación que ha enfrentado a los vecinos con el municipio. Incluso se han realizado mesas de diálogo entre las partes para dar con una solución a los residentes del popular sector.

La edil Varas, manifestó que el deterioro de la ciudad va de la mano con el déficil ya descrito. “Todo esto se debe al tremendo déficit presupuestario que enfrenta la comuna de Viña del Mar”. Mientras que su par, el concejal Carlos Williams (RN), si bien admitió que Viña del Mar tiene que ser “modernizada”, aludió a que desde el municipio sí se están haciendo gestiones para solucionar el problema.

Fuente: El Diario de Cristián