Las imágenes que comprueban que la derecha y el feminismo sí son compatibles