El desgarrador adiós del tío al que se le negó la custodia de Ámbar.

Jovenes chilenos detenidos en Malasia Arriesgan condena a la horca.
maj 3, 2018
”Súper asqueroso”, ”un enfermo”: Se filtran repugnantes audios grabados por ‘La Manada’
maj 4, 2018

El desgarrador adiós del tío al que se le negó la custodia de Ámbar.

El desgarrador adiós del tío al que se le negó la custodia de Ámbar.

a

 

“Naciste el 29 de agosto de 2016. Tu llegada vino a dar amor, alegría y mucha ternura, pero un 27 de abril de 2018 emprendiste el vuelo hacia la vida eterna. Tu partida fue injusta, cortaron tus alas, mi pequeña, de la manera que todos sabemos. Un país entero llora tu partida. ¿Sabes? Te cuento que hay mucha gente apoyándote. Dame el valor y la fortaleza para seguir con este dolor que siento, no sabes cuánto te extrañaré, ya no puedo regresarte a mis brazos, pero sí puedo alzar la voz por todos los niños y niñas del mundo que fueron abusados, muertos. ¿Por que tuvieron que esperar que todo un país alzara la voz para poder ser escuchados? Mi amor, mi cielo, la persona que más amaba en la tierra, mi mundo cambiará mucho después de tu partida, no me salen las palabras para expresar todo el amor que siento. Como olvidar cuando empezaste a crecer, estuve contigo en casa. Ahora pasas al cielo como un angelito porque eso eres, eres un angelito que vino a este mundo a dar amor y alegría. Abrías tus pequeños y hermosos ojos, mi cielo. Siempre serás mi luz y mis ojos. ¿Sabes? Tengo tantas preguntas sobre qué hubiéramos estado haciendo en estos momentos, hubiésemos estado felices y tú disfrutando de tu vida que recién comenzaba. Pero tu vida y tu paso por este mundo fue tan corto… me pregunto por que la vida y la justicia sentenció tu partida.

 

Mi pequeña Ámbar, serás mi gema que llevare en mi corazón. Me pregunto si estuvieras aquí, estarías escuchando tu canción preferida, me quedare con el consuelo más bello recuerdo, angelito mío. Te contaré lo que está pasando, relato de un tío que perdió su tesoro más preciado. Llegó pequeña a su hogar que extrañaba, pero esta vez llegó con su alegría apagada, su alma y su alegría se fue a un lugar donde hay tranquilidad, paz y amor. Mi pedazo de cielo, tengo que decirte que te queda un sueño largo y tranquilo, ya nos encontraremos algún día para darnos un gran abrazo y un gran beso. Solo me queda el recuerdo de haber escuchado el día en que me anunciaron tu partida. Solo me quedará el deseo que algún día me dijeras ‘tío, te quiero’, como tú me querías a mi”.