“Fue un accidente, sí, fue un accidente”, alcanzó a señalar a los medios. Posteriormente, el sujeto habría recurrido a un tarro de aceite de 300 litros que se encontraba en lugar con el objetivo de ocultar el cuerpo. Una vez ahí, procedió a prenderle fuego.

La desaparición de Nelly Elizabeth Malo Ascencio (35) fue reportada el viernes pasado a Carabineros, con una denuncia por presunta desgracia. En ese contexto, mientras la PDI buscaba rastos de osamentas, Pedro Enríquez se entregó voluntariamente.

Pese a que ambos sostenían una relación extramarital desde hace dos años, la policía aseguró que no se trataría de un femicidio porque ambos -bajo la tipificación del delito en Chile- no convivían. 

Los restos de Nelly Malo se encuentran en el Servicio Médico Legal y serán sometidos a un extenso análisis, con el objetivo de determinar cuál fue la causa exacta de su muerte y cómo ocurrieron los hechos.